Estamos acostumbrados a escuchar el típico: “¡En México no hay oportunidades!”. Hoy te voy a contar una historia que, al menos a mí, me ha impactado y puesto alerta para recibir y aprovechar oportunidades constantemente.

Hace algunas semanas, a la oficina de un amigo mío, quien es un exitoso y joven empresario y emprendedor, llegó un adolescente de quizá 16 o 17 años. Era un chico de la calle y quería pedirle una limosna para ayudarle a vivir. Mi amigo, en vez de darle una limosna, le propuso lo siguiente: “A ver, muchacho, en mi estacionamiento hay cerca de 18 vehículos, ¿por qué no los lavas? Yo te voy a dar 20 pesos por cada uno, ¿te parece?”. Y así lo hizo, ese día el joven recibió 360 pesos, que fueron directitos a su bolsa al final de ese mismo día.

Al día siguiente, el joven regresó y lavó alrededor de 20 coches. Por supuesto se ganó 400 pesos y así los días siguientes. Yo quiero que tomes en cuenta que 350 pesos diarios (en promedio) para un joven de la calle es más que un excelente ingreso, representan alrededor de $8,000.00 mensuales.

Lo que me puede molestar es que al séptimo día el chico no regresó. Al octavo no regresó. Al noveno no regresó… y jamás se dignó volver. Lo más probable (y lo que más me enfada) es que este joven de 16 o 17 años crecerá con una programación de escasez.

Cuando tenga 30, 35 o 40 años y esté sumergido en su mediocridad, va a ser una de esas tantas personas que van por la vida diciendo que “en México no hay oportunidades”, o el típico “este país es tercermundista”. ¿O qué tal “nunca nadie me brindó una oportunidad para cambiar mi vida o para cambiar el rumbo de mi destino”? Va a ser de esa gente que se queja sistemáticamente de las situaciones, que se queja de todo, pero que no hace nada por mejorar su cotidiana situación de vida.

Hoy, a lo que te quiero invitar es a que pienses, que reflexiones cuántas oportunidades se te han ofrecido, cuántas oportunidades se te han presentado y tú, simple y sencillamente las has dejado pasar, o bien has sido desesperado y has renunciado antes de llegar a tener éxito. Si éste es tu caso, no le eches la culpa a México, a Dios, al gobierno, al sistema o a tus padres; acepta la responsabilidad de tus decisiones y vive en consecuencia.

Si estás dispuesto a pagar el precio, arriésgate, trabaja y produce sistemáticamente hasta alcanzar tu meta porque “si quieres tener lo que pocos tienen, debes estar dispuesto a hacer lo que otros hacen”.

Piensa, reflexiona y actúa

Autor: Helios Herrera

Fundador y Director General de Helios Herrera Consultores, S.C. Autor de diversos libros, CDs y DVDs con los que podrás tener en tus manos valiosos mensajes para pensar, reflexionar y actuar para obtener cambios positivos en tu vida. www.heliosherreraconsultores.com

3 opiniones para “¿En México no hay oportunidades? #EnfoqueHH”

  1. Si y luego cuando ven que estas haciendo dinero, va otro a copiar lo que tu haces y tu negocio ya no da las mismas ganancias, o en el caso de hoy, pones tu negocio y va a algún cartel a pedir cuota por hacer dinero por tu cuenta y estas trabajando bajo amenazas, ese es su Mexico de oportunidades? Te pareces al Peña en su mundo de fantasía,

  2. Pues a mi tampoco me gusta hechar culpas, pero habemos gente que tiene que tomar las responsabilidades de los padres, tanto así que no da tiempo para nada. En mi caso fue así y no, nunca me faltó nada, pero la escuela pude haberla acabado hace mucho en lugar de tomar el lugar de alguien que no me correspondía. Ahora tengo el bachillerato terminado y tengo 23 años, y no encuentro trabajo por ningún lado ya que no tengo recomendaciones debido a que no he trabajado por necesidad y no tengo un papel que diga que ya estudie una carrera, no hay dinero y entrar a la universidad es muy caro y para cuando pueda ir voy a estar abuela, hay lugares donde me dicen que necesito mínimo seis meses a un año de experiencia y como quieren que uno tenga experiencia si no nos dan trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *