La química y empatía laboral con nuestro jefe no es imposible. Si bien lo mejor es que se dé naturalmente, para que tú y tu jefe estén conectados, existe algo muy sencillo pero a la vez muy difícil de lograr y se llama: Comunicación, ya si nos ponemos exquisitos le llamaría comunicación clara. El hábito que hará que tu jefe y tú estén conectados

Si crees que el jefe tiene superpoderes para saber lo que te pasa o que descifre los miles de pendientes que tienes y que él no se entera; estás harto equivocado. Aunque ya en ocasiones anteriores hemos hablado de los 12 tips  para mejorar tus habilidades de comunicación, es importante retomar el tema.

En un artículo reciente, vi el caso de un tipo  que moría por la comunicación tan vaga que tenía con su jefe. Cansado de esto se propuso hacer algo sencillo pero brutalmente exitoso: enviar a su jefe un correo al final de la semana con 3 puntos básicos:

  1. El trabajo realizado en esa semana.

  2. Los proyectos en los que estaba trabajando ( incluía deadlines, responsabilidades e incluso, los problemas que había encontrado).

  3. Las expectativas o retroalimentación que tenía pendiente, ya sea de su jefe o de algún otra persona, ya sea compañero, proveedor o socio de negocio.

¿Cómo le fue? IN- CRE- Í-BLE.

En lugar de esperar a que el lector de mentes de su jefe adivinara todo por lo que tenía que pasar para realizar una tarea, mandó este breve mensaje, lo que derivó en retroalimentaciones superespecíficas, consejos y hasta un mayor grado de consciencia por parte del “boss” al momento de hablar de tiempos de entrega

Lo más curioso es que solo le tardó 15 minutos en escribir el dichoso mail. Sorprendente, ¿no? Puede parecer que enviar estos correos no lleven a nada, pero funciona perfecto para mantener a tu jefe al tanto de todo lo que haces. De esta manera el puede planear mejor los proyectos, tiempos de entrega y, en una de esas, valorar de mejor forma el gran trabajo que realizas.

Entonces, ya sabes:

  • Nadie es capaz de leer la mente, por lo que es importante comunicarnos y comunicarnos bien.
  • No supongas que las demás personas están enteradas de tooodo lo que haces. Hay que recordarlo siempre.
  • Realizar pequeños, pero importantes ajustes en la comunicación que tienes con tu jefe, será fundamental para que ambos estén alineados y evitar así que tengas presiones extras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *