¿Aún dudas entre hacer un CV con diseño o no? Aunque los principales coaches insisten en  la importancia de explotar los recursos visuales, en ocasiones, los reclutadores prefieren la simplicidad monocromática. La razón, el golpe de vista.

De acuerdo con Observatorio Laboral, los reclutadores destinan sólo 6 segundos para escanear un CV. Los elementos buscados son el nombre, último puesto, fechas de ingreso y salida de anterior empleo, generalidades educativas y palabras clave.

Agilizar la revisión de todos los currículos recibidos, es la razón por la que algunos reclutadores solicitan el mínimo de estilo. Para evitar el descarte inmediato, muchos candidatos a ofertas laborales económico-administrativas optan por plantillas de Word para CV.

No obstante, la respuesta a la disyuntiva ¿con o sin diseño? siempre será CON. El diseño no es un obstáculo, todo lo contrario; es una herramienta para destacar la información requerida por el personal de Recursos Humanos. A continuación te compartimos las mejores prácticas para tener un CV sin diseño intrusivo.

Diseñar tipográficamente

Antes de pensar en el fondo, emplea el contenido como el primer recurso gráfico. La tipografía puede dar versatilidad a las dos páginas de CV. Si no cuentas con habilidades de diseñador, juega con los caracteres. Las familias Gill, Myriad, Helvéticas o cualquier tipografía sans-serif (sin remates o “patitas”) servirán para dar un toque formal a tu diseño.

A partir de la elección tipográfica, define la maquetación. El objetivo es estructurar la información para que sea legible. A esto se suma el empleo de estilos de fuente no regulares: negritas y cursivas. Estos deben emplearse sólo como marcadores, al igual que las mayúsculas (las cuales no están prohibidas, pero deben usarse con moderación).

Menos texturas, más plecas

Las texturas son el error más común en un diseño saturado. Esto se debe a que pueden competir visualmente con el texto. El tip es sustituirlo por contrastes de colores sólidos. Una forma básica de emplear este elemento es el uso de plecas. Las cajas de texto ayudan a dirigir la mirada del reclutador hacia la información que deseas.

En cuanto al uso de color, si tus conocimientos cromáticos no son muy buenos, siempre recurre a la fórmula blanco + negro. Parte de esa regla y emplea diversas tonalidades en la escala de grises. Pero, es recomendable que los tonos claros representen más del 60% de la composición por dos motivos: la calidad de la impresión (piensa en la versión online y física) y la saturación visual.

Sin imágenes, sin saturación

Aparte de tu fotografía, no debes incluir ninguna imagen en el cuerpo. Los íconos son un buen recurso, pero es preferible que se sustituyan por una buena composición jerarquizada y juegos tipográficos. Es decir, evita la saturación del campo visual. Un ícono podría desviar la atención visual del texto y difícilmente aportará algo al estilo.

Un CV “bien diseñado” debe tener una estilización razonada; en otras palabras, ningún elemento debe sobrar ni ocupar demasiado espacio. En resumen, el diseño de un CV debe ayudar a que los datos más importantes sean legibles para el reclutador. La tipografía debe ser la base del diseño, no a la inversa.

¿Cuánto diseño empleas en tu CV?

5 tips para que te llamen a entrevista después de enviar tu CV #EnfoqueHH

Autor: OCCMundial

Desde hace más 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *