Si es frecuente que llegues al medio día sin lograr terminar ni la mitad de tus tareas importantes, lee esto.

Muchas personas que hacemos trabajo de oficina estamos acostumbradas a responder correos, atender llamadas, acudir a reuniones y tener un listado interminable de actividades pendientes.

El problema es que hay una gran diferencia entre ‘sacar el trabajo’ y trabajar de manera inteligente para innovar, proponer y crear estrategias. Hablar de productividad no significa hacer más ‘talacha’, sino deshacerte de ella para ocuparte de lo importante, incluyendo tu vida personal.

Te sugerimos 7 estrategias para terminar con tus pendientes de una vez. Haz al menos una y verás los resultados:

1. Levántate temprano

Laura Vanderkam, autora del libro Lo que hace la gente exitosa antes del desayuno, aconseja poner el despertador 10 minutos antes de lo habitual, esta práctica puede ayudar a mejorar nuestra rutina. Más adelante esos 10 minutos pueden convertirse en media hora extra para poner en orden nuestra agenda, tomar un buen desayuno o ejercitarnos, excelentes acciones para mejorar tu rendimiento.

2. Haz lo más difícil por la mañana

¿Te suena la palabra “procrastinar”? Literalmente significa postergar lo que tienes que hacer, y eso es justo lo que hacemos con las tareas que menos nos gustan. Las vamos dejando para el final, y la fecha de entrega sigue acercándose. Empieza por lo que menos quieres hacer y hazlo a primera hora, tu mente está más fresca y terminar la tarea más indeseable incrementa tu autoconfianza.

3. Una cosa a la vez

Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford afirma que hacer varias cosas al mismo tiempo es menos productivo que ocuparse de una sola tarea.  De acuerdo con los investigadores,  ser multitask reduce tu eficiencia y tu coeficiente intelectual. Tu cerebro solo puede realizar una tarea de manera exitosa a la vez, y si intentas hacer dos cosas al mismo tiempo lo harás más lento y con menor calidad.


.

4. Enlista tus tareas por orden de prioridad

Necesitarás plumas de colores: roja, negra y azul. En rojo escribe las tareas urgentes o de alta prioridad. En negro aquellas que pueden esperar un poco y en azul aquellas que tienes tiempo de sobra para entregar. No olvides tachar las actividades completadas, eso te da una sensación de poder.

5. Desaparece por una hora

Estás intentando concentrarte, pero tu novio te envía un mensaje, tu jefe te bombardea con correos y un colega quiere contarte su vida en la oficina. No siempre puedes escapar de las distracciones, pero haz este ejercicio: todos los días desaparece por una hora. Pon tu teléfono en silencio, cierra tu sesión en redes sociales, cierra tu correo, enciérrate en tu oficina o ponte los audífonos.

6. Utiliza el método 25-5

Damian Pros fundador del blog Dare&Conquer.com y autor del libro Beat Procrastination in 10 minutes (Vence la Procrastinación en 10 minutos) tiene una técnica efectiva para elevar al máximo tu concentración: divide tus sesiones de trabajo en dos partes –la primera consiste en 25 minutos de trabajo ininterrumpido y la segunda es de 5 minutos de break–. Esta dinámica permite al cerebro descansar y concentrarse mejor. Ojo, no abras Facebook en tus descansos, de lo contrario el break de 5 minutos puede convertirse en 50 de tiempo perdido.

7. Usa la palabra mágica: NO

Evita descuidar tus ocupaciones para atender las de otros, atrévete a decir ‘No estoy seguro, déjame revisar mi agenda’ o ‘En este momento estoy atendiendo esto, pero dame oportunidad de completar mis actividades’. Lo peor que puedes hacer es llenarte de actividades adicionales por tratar de complacer a otros.

Author: OCCMundial

¡20 años conectando vidas con empleo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *