Lunes es quizá el día más odiado por la mayoría de la gente. Acéptalo, la transición de diversión y relajación al estrés y trabajo puede llegar a golpearte de una forma inexplicable. El lunes es quizá el día más estresante de la semana, pues además de haberte alejado un par de días del trabajo, los pendientes, las juntas y actividades suelen acumularse este día.

No podemos prometerte que algún día llegarás a amar los lunes pero te diremos algunas cosas que puedes hacer para que sean llevaderos y productivos. 6 hábitos que debes hacer para no odiar los lunes.

  1. Duérmete temprano el domingo

Los domingos podría ser el día en que más tarde nos dormimos; nuestro horario de desbalancea y levantarte tarde hace que lo que menos quieras hacer el domingo a las 9 p.m. sea irte a dormir.  Hacer al lunes más tolerable comienza incluso desde el domingo. ¡Duerme temprano!

  1. Toma agua al despertar

Quizá el lunes es el día en el que más se tome café en el mundo. Todos necesitan energía para sobrellevarlo y la cafeína es la solución más rápida para lograrlo.

Sin embargo, la deshidratación suele derivar fatiga, dolores de cabeza, somnolencia y otras molestias que no le ayudan a tu inicio de semana. Comienza el día con un vaso de agua fría el cual te hidratará, te despertará y te dará más energía.

  1. Evita las juntas por la mañana

En la mayoría de las empresas, las juntas en lunes por la mañana son de lo más común. Sin embargo, es mejor que se hagan en la tarde.

La razón es porque las mañanas es cuando podemos tener más energía, sacar nuestra creatividad y puedes aprovechar esto para hacer actividades realmente productivas.

 

  1. Empieza con algo productivo

Aprovecha la concentración, creatividad y energía de la mañana para hacer eso que te cuesta tanto trabajo y que aplazaste la semana anterior. Incluso antes de revisar tu correo electrónico.

Comenzando el día terminando una tarea compleja te dará la satisfacción y motivación que necesitas para iniciar la semana.

  1. Haz algo que disfrutes

Clase de yoga, tu café favorito, una caminata, plática con amigos… haz algo que te encante hacer y que puedas realizar antes de ir al trabajo.

El lunes puede llegar a ser cansado o frustrante. De ti depende convertirlo en un día agradable.

  1. ¡Sonríe!

Suena trillado, pero tener la actitud y sonreír en las mañanas (y más en lunes) le da un cambio total a tu día.

Incluso si debes despertarte a las 5 a.m., usar el transporte público, y llegar a tu trabajo, agradece lo que tienes y la oportunidad de cambiar lo que no te gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *